Buscar en este blog

18 de junio de 2013

BUSCANDO ANDO...



  

¿No será que de tanto buscar has perdido ocasión de encontrar?

Anónimo



Todos estamos buscando algo. Buscar es una actitud permanente en los seres humanos, pues no bien hemos conseguido algo o alcanzado una meta, ya otra búsqueda nos seduce. Sin embargo, aunque así pareciera, no buscamos lo mismo ni en los mismos lugares.


Siempre se nos ha dicho que debemos buscar la felicidad, como si se tratara de un lugar o de un estado de ánimo permanente, pero jamás se nos han dado instrucciones de cómo, dónde o por qué hacerlo. La razón es simple, pues el significado de felicidad es absolutamente personal.


Así, pasamos la vida buscando respuesta a preguntas retóricas. Buscamos a alguien que sólo existe en nuestra mente. Buscamos el éxito como si éste dependiera de la fama, la fortuna o del reconocimiento de terceros. Buscamos la trascendencia desde la apatía, el olvido recordando, la resignación pero sin convicción y la inspiración sin invertir creatividad. Así de paradójicas son todas nuestras búsquedas.


Buscamos un camino a seguir, una forma de vida, estilo, originalidad, amor, aceptación, reconocimiento, poder, conocimiento, perfección, equilibrio, paz. Buscamos descubrir, crear o inventar algo único. 

Buscamos en nuestro interior, en la naturaleza, en la tecnología, en los demás, en la calle, en los libros, en las nubes, en el aire, en la noche, en el día, en la lluvia, bajo la tierra, en la cúspide de las montañas, en el fondo del mar, en el espacio sideral y en las partículas subatómicas; dentro de unos ojos, ¡en Google! Buscamos, buscamos, buscamos...


Sin embargo, algo en nuestro interior debe saber que muchas de esas búsquedas son infructuosas, pues ni por asomo nos preguntamos por qué buscamos lo que buscamos, mucho menos acerca de qué haremos en caso de encontrarlo, aunque ello no obste para insistir en la búsqueda como vocación.


Y aun cuando no siempre sabemos con exactitud lo que estamos buscando, en la deliberación hemos encontrado muchísimas cosas que le han dado sentido y significado a nuestra existencia.


Somos arcos de tensión destinados a alcanzar estrellas imposibles. Esa es la verdadera naturaleza y vocación de la humanidad: la búsqueda permanente por insatisfacción. El mejor de nuestros motores.


¿Y tú ya sabes lo que estás buscando?