Buscar en este blog

14 de noviembre de 2013

PESADILLA








Despierto agitado, me levanto de golpe y, aún jadeando, corro a asomarme al espejo con la esperanza de que todo haya sido sólo un mal sueño, pero no es así. Sigo ahí dentro, prisionero de mí mismo sin esperanza de redención.